¿Por qué anarquistas?

61a

-Porque estamos cansados que los políticos decida por nosotros; reformar el sistema (la izquierda ) o conservarlo (la derecha)

11108195_820728511356552_1402916957887010686_n

No queremos elecciones porque entendemos que es irresponsable dejar que otros tomen todas las decisiones de nuestra vida durante años.

img_20161011_143936_132

El voto es darles un cheque en blanco y ponernos una correa para los amos nos tire de la correa uno tira un lado y el otro al otro lado.

En una sociedad anarquista sería la comunas libres las que decide por medio de asambleas de libre acuerdo eso se llamaría acuerdos libres y no la ley del más fuerte como hace el Estado que nos gobierna.

-El capitalismo te roba y te hace esclavo del salario. La ley mantiene y protege ese crimen. El gobierno te engaña haciéndote creer que eres independiente y libre. De ese modo eres embaucado y burlado todos los días de toda tu vida.

Capitalismo sea privado, Estatal o mixto; en una sociedad anarquista no exigiría capitalismo sería eliminado totalmente el capitalismo porque estaría en manos de los propios trabajadores libres de la industria, del campo, de la mina, de los laboratorios, de los centros de investigación y rebusca, los de especialidades técnicas.

Los sindicatos, agrupados por ramos e industrias, en federaciones locales, comarcales, regionales, nacionales e internacionales.

Las Federaciones de sindicatos podrán formarse por categorías de producción, ya sea industrial, campesina, etc., o de servicios públicos, correos, comunicaciones, transporte y demás.

Los comités o comisiones de autogestión de fábrica, empresa, taller o colectividad productora serán nombrados directamente por el propio personal ocupado en las mismas, estando sujetos a renovaciones periódicas y siendo revocables.

El burocratismo debe desterrarse de los comités y de todas partes. Al mismo personal técnico o calificado en especialidad, no ha de conferírsele en ninguna circunstancia, categoría de mando.

Nos manifestamos contrarios a admitir el principio de todo el poder a los sindicatos, como el de concederlo, de dirección-mando, a cualquier persona técnica o especializada, encargada responsablemente de un trabajo, quien deberá considerar a los demás trabajadores en un plano de igualdad moral y efectiva; productores, cooperando en las labores de una empresa común al servicio del bien general.

-Una carta de trabajador o de productor -carta especial para impedidos, inválidos, ancianos o niños- puede tener valor adquisitivo en todas partes y dar derecho a ser beneficiario de todos los servicios comunes. La socialización de los mismos, como también los de la vivienda, sanidad, seguridad social, espectáculos y recreos, ha de considerarse como una de las fórmulas más prácticas y accesibles al usufructo individual, familiar y común.

-En vez de policías y magistrados en una sociedad anarquista no tendría cabida policías y magistrados porque serían sustituidos por la vigilancia revolucionaria de los trabajadores.

-El militarismo constituye una verdadera escuela del crimen.

La guerra es el objetivo de la profesión militar. Toda guerra implica necesariamente la violencia y ésta se manifiesta por los asesinatos, violaciones, saqueos e incendios.

Es pagado por el estado

Este oficio, cuyo fin es sanguinario.

Mentalidad militar: anestesia moral, idea de superioridad, idea de posesión de los seres sobre los cuales se ejerce poder.

El militar su total obediencia pasiva vuelve servil al individuo en presencia de sus superiores y arrogante ante sus inferiores.

En la sociedad anarquista en vez de militares hay milicias Si llega este momento, el Pueblo se movilizará rápidamente para hacer frente al enemigo, volviendo los productores a los sitios de trabajo tan pronto hayan cumplido su misión defensiva. En esta movilización general se comprenderá a todas las personas de ambos sexos aptas para la lucha y que se aprestan a ella desempeñando las múltiples misiones precisas en el combate.

-En vez del sistema de (in)justicia instrumentos de castigo (cárceles, presidios, etc.) que no soluciona nada sino que aumenta el delito.

Hay eliminar de raíz las causas que originan el delito.

Así pues, consideramos:

1º Que el hombre no es malo por naturaleza, y que la delincuencia es resultado lógico del estado de injusticia social en que vivimos.

2º Que al cubrir sus necesidades, dándole también margen a una educación racional y humana, aquellas causas han de desaparecer.

Por ello, entendemos que cuando el individuo falte al cumplimiento de sus deberes, tanto en el orden moral como en sus funciones de productor, serán las asambleas populares quienes, con un sentido armónico, den solución justa al caso.

La Medicina y la Pedagogía, únicos preventivos a los cuales la ciencia moderna reconoce tal derecho. Cuando algún individuo, víctima de fenómenos patológicos, atente contra la armonía que ha de regir entre la gente, la terapéutica pedagógica cuidará de curar su desequilibrio y estimular en él el sentido ético de responsabilidad social que una herencia insana le negó naturalmente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s